Edición Latinoamérica
27 de Mayo de 2019

Por Per-Otto Lekare

¿Qué horizonte le depara a Latinoamérica?

El gigante dormido. El próximo gran mercado. La bestia del mundo del juego. Durante muchos años, a Latinoamérica se la definió con esas y varias otras expresiones superlativas en lo relacionado con el iGaming. Se formularon muchas predicciones sobre la nueva legislación para la región. Ninguna, o casi ninguna, se hizo realidad. ¿Qué pasa entonces con este gigante dormido? ¿Cuándo se habilitará el juego online a nivel global?

Gerente de Desarrollo de Negocios para Latinoamérica en Volt Entertainment y CEO de iGamingLatAm. En los últimos ... (+ Info)

E

xiste un consenso general en torno a que Latinoamérica y África son los próximos grandes mercados del juego online. Más dinero que en África, prácticamente el mismo idioma hablado en todo el continente (excepto Brasil). Entonces, ¿por qué no pasa nada?

En primer lugar, subyacen razones políticas detrás de las legislaciones rezagadas. La derecha conservadora contra la izquierda progresista están inquietas en cuanto a la habilitación del juego, con los argumentos de la adicción y el “pecado” frente a los reclamos impositivos para el país.

Colombia

Colombia es el primer país de Latinoamérica que promulga una legislación integral, nueva e inclusiva para el juego online, y rindió sus frutos. El juego está creciendo. Las apuestas deportivas están despegando y el fervor por el fútbol se ve en el balance final de la industria de las apuestas. Los juegos de casino también están comenzando a elevarse lentamente, ya que los operadores saben que en los intervalos entre juegos y en los entretiempos hay formas de hacer más dinero. Los juegos de casino ofrecen esa oportunidad. Y también saben que antes había enormes cantidades de video slots ilegales o máquinas en las calles del país. La legislación es firme, pero es bastante fácil conseguir una licencia allí mientras se cumplan los requerimiento técnicos (tener servidores para transacciones e información de usuario instalados en Colombia y accesibles para las autoridades impositivas, y contar con una compañía legalmente constituida en el país, que cumpla con los requerimientos financieros). Las licencias con sede en Curazao ya no se permiten más, y allí el gobierno bloquea IP y toma otras medidas como la imposición de multas altas a los que juegan en casinos internacionales.

México

México tiene una ley de juego desde 1947, a la cual incorporaron artículos que hoy permiten el juego online. Los operadores de ese segmento son pocos pero están en aumento. El más grande es caliente.mx. Las apuestas deportivas es su fuerte pero están avanzando rápidamente en lo que refiere a juegos de casino. Existen cerca de 400 establecimientos (legales) de juego presencial, y probablemente el doble de ilegales. Los casinos paralelos surgen debido a normas blandas en materia de publicidad, y hay operadores grandes como Betson y otros que ofrecen juegos en español a clientes mexicanos, pero a través de una licencia de Curazao. Otras plataformas activas aquí son BtoBet y SBTech, Oryx Gaming, y también probablemente BetConstruct y pocas más. Un par de operadores tienen sus propias plataformas. Lo interesante es que aquí sólo hay 34 licencias mexicanas legales, que pueden ser otorgadas sólo a operadores landbased (presenciales). Pero estos últimos pueden subalquilar sus licencias a uno o varios operadores online a cambio de una tarifa y ganancias compartidas, y así trabajan la mayoría de los operadores online legales.

Perú

Perú es un mercado interesante en sí mismo. Hay alrededor de 15 a 20 operadores online, y está “permitido” jugar a través de una licencia de Curazao como ocurre en un mercado paralelo. Los casinos landbased y los espacios de juego son enormes (y regulados) con cerca de 85.000 máquinas instaladas en 740 lugares y 22 casinos con juegos de mesa. El ingreso impositivo ascendió a más de USD 100 millones para el gobierno peruano.

Argentina

Argentina tiene un mercado muy conservador con el potencial para ser enorme, pero debido a los gobiernos en cambio permanente y la moneda fluctuante con muchos tipos de cambio hasta hace poco, las provincias otorgan licencias. De forma similar a lo que ocurre en Estados Unidos, el juego online es ilegal en provincias sin licencias, así que el cierre de portales de iGaming es bastante común.

Brasil

Se puede decir que Brasil es el enigma de Latinoamérica. Es visto como el mercado más grande de toda la región, pero todo el juego online es ilegal, al igual que el presencial, a excepción de las loterías y las carreras de caballos. Se estima que hay más de 200.000 máquinas o terminales ilegales en Brasil, y que los montos del juego y las apuestas online suman unos miles de millones de dólares por año. Es dinero que el gobierno no puede gravar ya que se fuga a diferentes paraísos fiscales offshore, la mayoría mediante licencias de Curazao. Al igual que en México, un tecnicismo legal permite que el marketing de los operadores offshore alcancen directamente a la población brasileña a través de avisos televisivos, de revista, etc. Los últimos años, hubo un esfuerzo por parte de algunos legisladores para permitir el juego online, pero se chocó con una oposición fuerte, sobre todo desde la derecha conservadora en ambas cámaras legislativas. Con la tormenta política en torno a los juicios políticos a presidentes, entre otros conflictos, estas medidas siempre parecen postergarse. Cuando se abra Brasil, será uno de los mercados de apuestas y casinos más grandes del mundo.

Chile

Chile sufre del mismo síndrome que otros mercados Latinoamericanos. Sólo está habilitado el juego landbased, y se permiten los operadores con licencias de Curazao.
Venezuela
Venezuela también es uno de los grandes mercados de la región, aunque ahora está atravesando tiempos muy difíciles. Los venezolanos son ávidos apostadores en deportes, y tanto el béisbol como el fútbol y el básquet son populares allí. El problema principal en este momento es enviar dinero fuera del país, pocos operadores de iGaming (si no ninguno) quieren empezar a promocionar Venezuela como un gran mercado, pero mi predicción personal es que será uno de los más grandes dentro de dos o tres años.

Otros países

Surinam, Panamá y Costa Rica permiten el juego online, pero los mercados son pequeños. La mayoría de los operadores costarricenses obtienen jugadores de Estados Unidos, lo cual no es tan positivo y debería evitarse.

Conclusión

¿Latinoamérica es lo suficientemente importante como para intentar entrar? Definitivamente. En mi opinión, la cantidad de dinero generada en los países mencionados tanto por licencias locales o de Curazao valen la pena. Algún día será uno de los mercados de más rápido crecimiento del mundo.

Por Per-Otto Lekare
Deje un comentario
Su fundador y CEO, Jurgen De Munck, destacó el trabajo de su socio local
25/04/2019
25/04/2019
La cifra corresponde al tercer trimestre
29/11/2018
29/11/2018
Las licencias tendrán una vigencia de cinco años prorrogables por igual período
24/05/2019
24/05/2019
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Twitter
Seguinos en Facebook